Animales

Qué hacer si mi perro tiene fiebre?

Pin
Send
Share
Send
Send


Al igual que las personas, los perros también se ven afectados por diversas enfermedades. Una de ellas es la fiebre, a la que debemos prestar atención y cercioraronos de que no se produzca por una afección mayor.

La fiebre en perros es un mal común. Al igual que los humanos, estos animales tienen una media de temperatura de entre los 38ºC y 39,2ºC, que es lo normal estando saludable. Todo lo que pase de ese nivel puede ser un indicio de algún mal, virus o enfermedad.

De seguro tenemos claro cómo podemos bajar la fiebre a un niño, a un adulto o incluso a nosotros. Ahora bien, ¿cómo podemos bajar la temperatura a un perro? ¿Cómo explicarle que debe tomar precauciones para mejorar su estado de salud? Sin dudas, esta no es una tarea fácil. A continuación, vamos a ver algunas maneras de hacerlo.

Cómo detectar la fiebre en mi animal

En ocasiones, los animales no dan muestra de que algo les sucede y no estamos las 24 horas del día tocando a la mascota para saber si le pasa algo. ¿Cómo saber entonces si nuestro amigo tiene la temperatura alta?

Aún de manera inconsciente, el perro dará muestras de que algo en su organismo no funciona bien. Estas serán algunas señales para reconocer este problema:

  • Estará somnoliento: parecerá desganado y se moverá muy poco, aún cuando haya descansado bien por la noche.
  • Deprimido: si parece como triste, no lo pases por alto, es posible que tenga fiebre.
  • Estremecimientos: si tiene pequeñas convulsiones constantes, es posible que sea la fiebre o una infección lo que la causa.
  • Debilidad.
  • Frecuencia cardíaca rápida.
  • Respiración rápida.
  • Tos.
  • Deshidratación.
  • Vómitos.

Todos estos pueden ser síntomas de la fiebre en perros. Por supuesto, en estos momentos tienes que hacer algo para controlarla. Es normal que te preguntes que, si ya la has identificado, cómo poder calmarla. En ese proceso nos adentraremos a continuación.

Fiebre en perros, ¿cómo bajarla?

Aunque la fiebre no siempre es síntoma de una dolencia grave, es importante mantenerla en su estado normal para prevenir que esta ocasione más problemas a tu animal. Estas son algunas consideraciones importantes para hacerlo.

En primer lugar, si además de la subida de temperatura tu perro presenta otros síntomas, lo mejor será que acudas al veterinario, pues la fiebre podría ser una señal de que algo más grave sucede.

En caso de que creas que solo es la subida de temperatura, puedes seguir los pasos que se muestran a continuación, de todos modos, si prefieres estar más tranquilo, el veterinario siempre es la mejor opción.

Pasos para bajar la fiebre en perros

  • Si la temperatura de tu animal es muy alta, al igual que con las personas, el agua fría es una buena opción. ¿Cómo hacerlo, ya que los perros no suelen ser amantes del agua? Primero, busca un lugar en el que el animal se sienta relajado, envuélvelo en una toalla húmeda y déjalo unos minutos para que el agua fría aclimate a tu amigo. Después, seca con una toalla para que tu mascota no se resfríe.

  • Si tu perro no aguanta estar cubierto por una toalla, siempre puedes mojar una esponja y pasarla por las zonas del animal que estén más calientes. Estas normalmente son el hocico, las axilas y las ingles. Después, no olvides secar lo mojado, puedes usar un secador de pelo en frío.
  • Dale de beber agua fría para que esta haga un efecto de climatización en el cuerpo del animal. Cambia de sitio su cama y busca un lugar más fresco para que esté. El exterior será una buena opción si es de noche y no hace una temperatura demasiado baja.
  • Bañarlo con agua fría durante diez minutos es otra opción. Luego, tendrás que secarlo con aire frío, nunca caliente, pues esto tan solo podría empeorar las cosas. No te excedas del tiempo, ya que esto podría tener un efecto adverso.
  • Colocar bolsas de hielo entre las patas de atrás y/o en la cabeza es un buen método para bajar la fiebre. No obstante, recuerda que el animal no podrá estar mojado mucho tiempo y que siempre deberás secar las zonas que se hayan mojado.
  • Si tras 24 horas y después de probar alguno o todos estos remedios, la fiebre del animal no baja, debes ir al veterinario sin demora, es probable que algo más complejo esté sucediendo.

En definitiva, al igual que en los humanos, la fiebre en perros puede ser un indicador de otra afección que tal vez aún no percibimos. En cualquier caso, el seguimiento y los cuidados básicos serán fundamentales para que tu compañero recupere su vitalidad.

Síntomas y causas

Para poder ayudar a tu amigo de 4 patas, primero es necesario que sepas cuáles son los síntomas de fiebre en perros y cuáles son las causas, ¿verdad? Primero y principal, debes saber que la temperatura normal para un perro es distinta a la nuestra, mientras que nuestra temperatura normal oscila entre los 36 y 37°C, la de los perros oscila entre los 38 y 39°C. Así que no te asustes si utilizas un termómetro y vez que tu perro tiene 39°C, es completamente normal.

Muchas veces no nos damos cuenta si tiene fiebre porque no le tomamos la temperatura a cada momento, sería ilógico, pero, si vez que tu amigo ha perdido el apetito, está decaído, tiembla, tiene vómitos o tiene la nariz mocosa, puede que estés ante un cuadro febril. Las causas de este cuadro pueden ser varias, desde una infección, que es muy común cuando se lastiman, hasta haber entrado en contacto con alguna planta que sea tóxica para ellos. ¿Sabías que hay algunas plantas que lo son?

Lo mejor es que ante la aparición de estos síntomas consultes inmediatamente a tu veterinario de confianza, porque también puede que tu amigo tenga algún problema con su sistema inmunológico o incluso tenga cáncer. ¡Cuidado!

Una vez que hayas determinado que tiene fiebre, hay muchas formas de bajar la temperatura de tu perro que puedes poner en práctica con cosas que tienes en casa. Recuerda que es imprescindible que visites al veterinario, pero si no puedes llevarlo inmediatamente, puedes intentar bajarle la fiebre con varios métodos.

Uno de estos métodos es ponerles agua fresca alrededor de las orejas y las patas, una vez mojado ponlo frente a un ventilador para que se seque y le dé fresco. Es muy importante que vayas tomándole la temperatura, porque una vez que disminuya a 39,5°C debes alejarlo del ventilador. También es esencial que lo mantengas hidratado, pero trata de que tome agua de a poco, en pequeñas cantidades, puedes colocar recipientes con poca agua en distintas partes de la casa, así él podrá hidratarse a su gusto y en etapas.

Otro método que ayuda mucho es utilizar una compresa fría y colocarla en su barriga, si tu amigo te lo permite. Este es un remedio casero para bajar la fiebre que no cuesta nada y lo ayudará a sentirse mejor porque lo enfriará rápido.

Por último, ten en cuenta que nunca se le debe dar medicación para humanos a los perros, tales como la aspirina o el paracetamol, la aspirina es extremadamente tóxica para ellos. Consulta con tu veterinario de confianza para saber qué medicamento darle a un perro que tiene fiebre. También deberías evitar el uso de hielo, más aún si tu perro sufre de un golpe de calor, el agua fresca será más que suficiente.

Ahora ya sabes cómo ayudar a un perro que tiene fiebre y cómo cuidarlo. Con una mamá así no hay forma de que no se mejore. ¡Ya verás como en un par de días está corriendo y jugando tanto como antes!

Cómo saber si un perro tiene fiebre sin termómetro

Pero empecemos por el principio: ¿cuáles son los síntomas de fiebre en perros y cómo saber si la tiene sin recurrir al termómetro? Si te estás preguntando esto es porque no tienes uno, pero deberías. La mejor manera de valorar si la fiebre es alta o no es con uno rectal especialmente diseñado para tu colega.

Si no tienes uno a tu alcance, has de saber que la temperatura corporal de un perro es superior a la de una persona, suele estar en torno a los 38 grados y medio. Te lo contamos porque no serías el primer PetLover que nos llama pensando que su perro tiene una fiebre altísima, pero no, es la suya.

Lo mejor que puedes hacer para que este error no te pase es adoptar una rutina diaria para quitarle los pelos muertos con un cepillo, limpiarle los ojos con cuidado para prevenir la aparición de cataratas y acariciarle. Gracias a ese contacto te acostumbrarás de manera natural a su calor y sabrás cuándo tiene fiebre. Una nariz seca, algo de diarrea, malhumor o somnolencia son también otros síntomas que te dirán si tiene fiebre.

Mi perro tiene fiebre y tiembla, ¿cómo se le baja la fiebre?

Los remedios caseros que te vamos a recomendar a continuación solo han de ser aplicados si su temperatura corporal se ha elevado unas pocas décimas. En caso de que la fiebre supere los 39 grados, vomite o tenga diarrea, corre a tu veterinario, pues puede que sea un síntoma de parvovirus o parásitos.

Si tan solo está un poco caliente, lo que tienes que hacer es hacerte con una toalla húmeda. Ojo, no la empapes. Si intentas bajarle la fiebre con un trapo excesivamente cargado de agua podrás empeorar su situación logrando que coja un catarro y que a la larga le suba más. La idea es que le apliques una compresa fresca en la zona de las axilas o en el abdomen.

Esto solo podrás hacerlo si tu perro no refunfuña. En caso de que proteste o se retuerza, prueba a coger otra y meter en su interior hielo, para que este fría pero no mojada. Esto suele funcionar bien, pero no puedes ponérselo demasiado tiempo porque los peludos no toleran las temperaturas extremas.

En función de la raza de tu perro y de su carácter, otra opción es darle un pequeño baño de agua fresca. Como te decimos, no abuses del agua fría, elígela templada y adecuada para que le baje la temperatura pero no para que le resfríe. Tomes la opción que tomes, tienes que hacerlo contando con un secador especial para perros. No puede quedarle ni un pelo mojado porque no queremos que aparezca un resfriado y lo estropee todo.

Además de estos remedios caseros tienes que hacerle beber mucho. Él mismo te la pedirá, por lo que permítele tener a su alcance un bebedero siempre lleno de agua fresca. Por supuesto, extrema las medidas de higiene.

Lo que tienes que hacer tras humedecer su cuerpo y secarlo con el secador en modo frío es comprobar si la fiebre persiste. Hazlo cada diez minutos, si tras tres horas sigue igual o si aumenta durante el proceso, no te lo pienses más y visita a tu veterinario. De nuevo, te insistimos en que si esta elevación en su temperatura aparece en combinación con diarrea, vómitos o sangre, no uses ninguno de estos remedios caseros y consultes a tu especialista. Tampoco recurras nunca a paracetamol e ibuprofeno.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Pin
Send
Share
Send
Send