Animales

Cuando abren los ojos los gatitos recién nacidos?

Pin
Send
Share
Send
Send


Los ojos del gato pueden ser realmente fascinantes para quien se detenga a mirarlos, no solo por las particulares combinaciones de colores, sino también por lo curioso que puede resultar el comportamiento de su pupila, que va cambiando de tamaño de acuerdo a la cantidad de luz que haya en el entorno.

Existe una membrana en el ojo del gato llamada tercer párpado. Es posible que nunca la hayas visto, pues indica problemas de salud. Por eso, si has comenzado a notarla, es importante que estés informado sobre el tercer párpado en gatos, sus causas y tratamiento, por lo que ExpertoAnimal te trae este artículo. Se trata de un síntoma de que algo está mal en la salud de tu gato, y bajo ningún motivo debe ser ignorado.

¿Qué es el tercer párpado?

El nombre científico de esta membrana que poseen los ojos de varios mamíferos, entre ellos los felinos, es Tertia palpebra y puede ser llamada tercer párpado o membrana nictitante. Se trata de un tejido ubicado en los alrededores de la córnea, la conjuntiva y la membrana mucosa. Aunque no es común que se vea, es posible que cuando tu gato esté semidormido notes algunas secciones entre su ojo y los párpados externos.

El trabajo del tercer párpado consiste en proteger los globos oculares de cualquier objeto extraño y de traumatismos que se puedan sufrir producto de un golpe. Además, se encarga de liberar un líquido cuyas propiedades antisépticas son capaces de combatir la presencia de bacterias y microorganismos que podrían provocar enfermedades.

Si notas que a tu gato se le ve el tercer párpado, ya sea en uno en o ambos globos oculares, indica que tiene alguna molestia, dolor o enfermedad. Algunas investigaciones señalan que la aparición de esta membrana está relacionada con parásitos intestinales y problemas digestivos, mientras que otras afirman que si se observa esta membrana el problema está relacionado netamente con el ojo. Para que puedas tener toda la información, te mostramos las causas que pueden hacer que este tejido aflore en el ojo de tu gato.

Causas del tercer párpado en gatos

Si notas que la membrana nictitante de tu gato es visible en uno o ambos ojos, estos son algunos de los factores que lo pueden estar provocando:

  • Conjuntivitis. Esta infección ocular no solo provoca la aparición del tercer párpado, sino también hinchazón, lagrimeo y enrojecimiento.
  • Deshidratación. Cuando la falta de agua es extrema, la aparición de este tejido ocular indica un estado grave de salud que debe ser atendido por un especialista.
  • Heridas. Si tu gato ha sufrido algún golpe o traumatismo en el rostro, es posible que le haya afectado los ojos. Llévalo al veterinario inmediatamente.
  • Cuerpo extraño. Cualquier objeto, basura, polvo, entre otros elementos que haya podido penetrar en el ojo del felino hará surgir esta membrana, como una forma de evitar que se incruste más en el globo ocular.
  • Cáncer. Es posible que este pequeño órgano se vea afectado por el desarrollo de células cancerígenas.
  • Síndrome de Haw. Recibe este nombre la aparición del tercer párpado cuando se encuentra relacionada con el hecho de que el felino está sufriendo o acaba de sufrir algún problema intestinal, ya sea diarrea intensa o la presencia de parásitos.
  • Genética. Algunas razas de gatos, como el birmano, pueden ser propensos a que esta membrana irrumpa en el ojo, generando incomodidad.

Además, si a tu gato se le ve el tercer párpado también es muy probable que sus ojos empiecen a lagrimear, y que trate de tocarlos con las patas debido a la incomodidad que esta membrana le produce cuando está fuera de su lugar.

Tratamiento del tercer párpado en gatos

Debido a las múltiples causas que pueden provocar que la membrana nictitante del gato abarque más espacio del que le corresponde en el ojo, los tratamientos son diversos, pues dependerán de lo que esté provocando esta anomalía.

Cuando se trata de deshidratación, se recomienda proporcionar al gato comida húmeda y agua en abundancia para detener el proceso, y visitar al veterinario, pues la falta de agua ha sido muy prolongada como para que puede resolverse en casa el problema.

En caso de conjuntivitis, heridas, cuerpos extraños en el ojo y cáncer, solo el diagnostico del médico podrá determinar cuál es el siguiente paso a seguir. Es posible que se recete colirio y otros medicamentos en los primeros 3 problemas, dependiendo de la gravedad, y cuando se trata de cáncer quizá se recomiende una intervención quirúrgica y radioterapia, solo el especialista podrá decidir cuál es la mejor opción para conservar la calidad de vida y la salud del felino.

El síndrome de Haw debería desaparecer por sí mismo, cuando los problema intestinales y digestivos que han provocado que la membrana se note desaparezcan.

Cuando la causa es de origen genético, el veterinario determinará mediante estudios médicos si la membrana está afectando la visión del gato y causando incomodidad. De ser así, es posible que también se recurra a la cirugía, no para extraerla sino para reubicarla en el sitio que le corresponde.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tercer párpado en gatos - Causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidado de los ojos.

¿Cuándo abren los ojos los gatos?

Los gatitos nacen con los ojos completamente cerrados. Mantenerlos cerrados después del nacimiento permite que sus ojos continúen desarrollándose. Debido a que los gatitos recién nacidos son hipersensibles a la luz, es imperativo que sus ojos permanezcan protegidos hasta que estén listos.

¿Cuanto tardan los gatos en abrir los ojos?

Los gatitos recién nacidos empiezan a abrir sus ojos entre la primera semana y los 10 primeros días de vida. Sin embargo, todavía no los abrirán completamente. A medida que se aclimatan a un mundo de luz desde la oscuridad total, van abriendo sus ojos de manera gradual.

Los gatitos son especialmente susceptibles a las infecciones oculares durante las primeras semanas de vida. Si observas cualquier signo de secreción ocular o costra llévale al veterinario.

A partir de las dos semanas de edad, los ojos de los gatitos se abrirán completamente.

¿Qué es la infección ocular y por qué está causada?

La infección ocular en los gatos son muy comunes y una de las causas más frecuentes es la conjuntivitis. Asimismo puede deberse a otras razones como pueden ser diferentes alergias, infecciones, daño físico, por alguna enfermedad respiratoria felina y también puede producirse por heridas en la córnea al intentar rascarse o incluso puede que se dañe jugando con otros animales. Si el gato es pequeño y acaba de ser separado de su madre también puede que se produzca la infección ocular.

¿Cómo debo actuar ante una infección ocular?

Como ya hemos dicho no es algo grave sin embargo, si no tratamos a nuestro gato puede llegar a perder la visión. Por ello hemos de tomar medidas e intentar solucionarlo. Generalmente es algo fácil de tratar.

Lo primero que debemos hacer si notamos algún signo de infección es consultar al veterinario lo antes posible para que nos diga que tenemos que hacer y el tratamiento oportuno. Cuando vayas a la consulta el veterinario podrá hacerte preguntas sobre los antecedentes, el medio ambiente donde está el gato y su historia médica. Por otro lado, si lo ve necesario podrá realizarle pruebas para descartar que la infección proviene de alguna enfermedad felina como puede ser FHV-1, Chlamydia felino, felina Queratitis Mycoplasma, Feline herpesvirus 1 o keratitis. De este modo el veterinario prescribirá el antibiótico o medicamento oportuno, normalmente en forma de gotas. Si el diagnóstico es que el gato tiene una infección por FHV-1 en los ojos se recomiendan los remedios homeopáticos.

Debes tener en cuenta que los gatos pueden perder el apetito mientras luchan contra una infección ocular. Por ello tiene que asegúrate de que recibirán la nutrición adecuada para que puedan luchar contra la infección y estar bien alimentados.

Existen remedios caseros para ayudar a tu gato, pero siempre antes debes consultar con el veterinario si son buenos para tu gatito. Algunos de ellos son mojar algodón en té y limpiar sus ojitos frecuentemente hasta que sus ojos dejen de soltar lagañas. El agua tibia también es buena para limpiar los ojos. Si los ojos están más cerrados haz lo mismo pero con manzanilla. Si mientras le lavas los ojos ves que tiene algún objeto dentro no intentes sacarlo ya que puedes dañarle. Si este es el caso ve urgentemente al veterinario.

Quiero hacerlo

Sabemos que los gatos tienen una capacidad mayor a la nuestra para aguantar el dolor. Pero si notas que tu s y/o se limpia los ojos con más frecuencia, quizás es su manera de indicarte que tiene algún problema con su ojo. Las enfermedades de la vista pueden pasar de moderada a grave en poco tiempo. Si observas alguno de estos síntomas en tu gato, llévalo al veterinario de inmediato.

Tipos de infección

Viral: La mayoría de las infecciones virales son causadas por el virus herpes felino 1 (Feline Herpesvirus-1). Este trae consigo conjuntivitis, enrojecimiento del ojo e inflamación de la membrana que cubre el ojo. De no ser tratado a tiempo úlceras en la córnea se pueden manifestar así como resequedad del ojo, córnea inflamada y el ojo puede quedar pegado del párpado.

Bacterial: Probablemente causada por clamidiosis (chlamydiosis), la bacteria oficial de la conjuntivitis. Sus síntomas incluyen fiebre, irritación y secreciones nasales además de úlceras en la boca y garganta.

Por hongo: Aquí el culpable es criptococosis que viaja por el aire al ambiente de tu gato. En la lista de síntomas se encuentra ceguera periférica, ojos dilatados, retina inflamada y pupilas que no son sensibles a la luz.

Tipos de secreciones

Dependiendo del tipo la causa es diferente:

  • Secreción clara y ojo claro: el problema es con el lagrimal.
  • Secreción clara y ojo rojo: puede ser conjuntivitis o algún tipo de infección viral.
  • Secreción mucosa como pus y ojo inflamado: puede ser conjuntivitis también pero unido a clamidiosis.

Sintomas de dolor ocular

Te lo deja saber con exceso de lágrimas en el ojo, tratar de mantener el ojo cerrado y el huirle a la luz. A veces se puede ver la membrana nictitating protegiendo el ojo. Si ya ha llegado a dolor, es momento de llevarlo al veterinario. De no hacerlo puede llegar a complicaciones como glaucoma. Sigue leyendo »

Nubes en el ojo

La nube puede ser pequeña y estar localizada en un área específica pero también puede cubrir el ojo entero. En gatos senior puede indicar lenticular sclerosis y no ser nada serio. También puede ser confundido con cataratas, situación que necesita atención médica, pero no presenta dolor en el gato. Pero si la nube viene acompañada de dolor el problema es otro. Pérdida de claridad en el ojo indica que hay algo enfermo en el interior del ojo que puede llegar a convertirse en queratitis o glaucoma.

Conjuntivitis serosa:

La conjuntivitis serosa es una infección en los ojos de los gatos de poca gravedad, es sencilla de tratar y los síntomas no son tan invasivos. Este tipo de infección se diagnostica cuando la membrana ocular del gato está un poco rosada e inflamada, acompañada de un leve lagrimeo transparente y líquido.

A su vez, es causada por cambios del clima a temperaturas muy bajas, el polvo, el polen, las alergias y fuerte viento. Sin embargo, puede estar ligada a una enfermedad tipo respiratoria en tu mascota.

Conjuntivitis folicular:

En comparación con la infección en los ojos de los gatos de tipo serosa, la folicular se observa cuando el lagrimeo es más espeso, también, la parte posterior de la membrana nictitante o lo que se le conoce como el tercer párpado en los ojos de los gatos y el párpado superior e inferior se inflaman.

Por consiguiente, se forma una superficie endurecida tapando casi por completo el ojo del animal. Esta patología se produce por alergias o una severa infección.

Conjuntivitis Purulenta:

Este tipo de infección en los ojos de los gatos deriva de la complicación de la serosa cuando está a su vez es afectada por alguna bacteria o microorganismo infeccioso, lo que provoca que la secreción se torte mocosa y a determinados casos haya presencia de pus en la parte posterior de los párpados.

Si observas que tu gato padece de esta enfermedad, es posible que también contenga una infección o patología respiratoria viral. Te recomendamos que, acudas con tu veterinario lo más pronto posible.

La hipertensión sistémica:

Esta patología se centra en la inflamación en la parte interna del ojo o uveítis como también se le conoce, siendo esto causando por el virus de la leucemia en gatos, la toxoplasmosis, peritonitis infecciosa y la inmunodeficiencia felina.

Enfermedades como el linfoma ocular y el carcinoma de células escamosas presentes en la zona ocular, son alteraciones producidas por la conjuntivitis en gatos.

Problemas hereditarios:

Las enfermedades hereditarias en los felinos son muy comunes, en algunas razas se da el caso de presencia de infecciones oculares heredadas por lo que se origina la conjuntivitis. Razas como los abisinios es común la atrofia retinal, los conocidos burmeses sufren de alteraciones en sus párpados y en los manx puede presentarse la distrofia corneal.

Secreciones o lagañas:

Ante todo, debes tener en cuenta que todos los gatos segregan sustancias espesas o líquidas por el lagrimal de cada ojo, con frecuencia esto se observa cuando recién se despiertan y no se han limpiado. Por lo tanto, la mucosidad amarilla o verde, acompañada de mal olor siempre es signo de alguna infección.

Párpados hinchados:

Este síntoma es uno de los más evidentes cuando hay una infección en los ojos de los gatos puesto que, se notan más grandes de lo normal.

Sin embargo, se consideran como normales las secreciones que sean en tono rojizo o transparentes, estas últimas cuando se secan en el lagrimal del ojo se tornan rojizas así que no debes alarmarte si notas su presencia.

Pérdida de la capa brillante del ojo:

El ojo de los gatos posee una superficie muy brillante a la vista de los humanos, si esta se torna opaca y se te dificulta observar los reflejos en ella siendo irregulares pues es signo de sequedad en el ojo, esto ocurre cuando no hay fluido lagrimal suficiente pero también, este síntoma aparece cuando se crea una úlcera en la capa superior del ojo felino.

Limpia las secreciones:

Si tu gato está produciendo mucosidad o secreciones puedes limpiar su ojo con una mopa de algodón humedecida con solución fisiológica, recuerda que la infección puede generar molestias y dolor, ten mucho cuidado al limpiarlo, la periodicidad de las limpiezas dependerá de la frecuencia en la que el lagrimal produzca estas secreciones.

Luego, seca el ojo con otro algodón dando pequeños toques sobre el lagrimal, cada vez que el algodón se ensucie debes cambiarlo, sino podrías estar esparciendo mas la infección en las zonas sanas del ojo. Ten en cuenta que, por cada ojo debes utilizar algodones diferentes, nunca limpies los dos ojos del gato con un mismo pedazo de algodón.

Ojos de un gato bebé:

Los ojos de los gatos recién nacidos son más propensos a padecer infecciones, si observas que el gatito tiene los ojos pegados por las secreciones secas y no los puede abrir, puedes ayudar con la limpieza ocular, gotas para ojos siempre recomendadas por un veterinario así evitarás que la infección en los ojos de los gatos se propague por detrás de los párpados, ya que ello podría ocasionar ceguera.

Por su parte, los párpados pegados por el sucio se puede limpiar con solución fisiológica también o con agua purificada fría, humedece el algodón y frotar cuidadosamente sobre los párpados para retirar el exceso de suciedad o secreción, y ve cuidadosamente despegando sus párpados, esto puede generar incomodidad al felino por lo que debes tener mucha paciencia al hacerlo.

Evita las infecciones:

Es importante que puedas evitar al máximo cualquier infección en los ojos de los gatos, si el problema es el pelo que le tapa los ojos pues cortárselo con mucho cuidado para mantener su cara aseada y los ojos limpios de pelo.

También, los agentes alérgicos son los más comunes dentro de las causas de las infecciones en los ojos de tu mascota, aerosoles, polvo, perfumes, insecticidas, humo, todo tipo de sustancia líquida o gaseosa que desprenda un fuerte olor será contradictoria para el cuidado de los ojos de tu gato, debes evitar usarlas cuando ellos estén cerca.

¿Por qué mi gatito no abre los ojos?

Son varias las posibles causas que hacen que el pequeño no abra o no pueda abrir los ojos:

  • Es muy joven: lo hemos adelantado arriba. Un gatito sano los empezará a abrir alrededor de los diez días, pero no será hasta las tres semanas que los podrá abrir del todo.
  • Tiene una infección ocular: si por lo demás está bien pero ya tiene una edad en la que debería de mostrar sus ojitos y no puede, entonces es porque tiene una infección ocular. Y esta puede estar causada por:
    • Virus: son infecciones causadas por el herpes felino. Los síntomas son: conjuntivitis, inflamación y enrojecimiento del ojo. El veterinario lo tratará con antivirales.
    • Bacterias: suele estar causada por la clam >¿Cómo ayudarle?

    Aparte de llevarlo al veterinario y de tratarlo con los medicamentos que nos ha dado, en casa tendremos que hacer otras cosas, como ir limpiándoselos con manzanilla para aliviarle el picor, dolor y las molestias que pueda tener, y sobretodo lavarse bien las manos con agua y jabón antes y después de manipularlo.

    Por supuesto, hay que darle mucho cariño y mucha compañía para que todo ese amor lo transforme en fuerzas que le servirán tener ganas de despertarse tras cada siesta.

    ¿Necesitas más información? Aquí tienes una guía de cuidados de gatitos neonatos huérfanos.

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send