Animales

Gato nuevo en casa

Pin
Send
Share
Send
Send


Deja el transportín en el suelo, abre la puerta y deja que salga cuando él quiera. Probablemente, pasará un buen rato olfateando antes de encontrar su cama.Cuando haya investigado todos los rincones, hazle algunos mimos y comprueba si necesita un descanso.

A los gatitos les encanta dormir y lo necesitan bastante. Seguramente, tras toda la emoción del viaje en coche y explorar su nueva casa, necesitará una siesta. Trata de resistir la tentación de empezar a jugar con él inmediatamente y déjale explorar y descansar sin que lo molesten.

Es la hora de comer: ofrécele algo de comida, pero que no te sorprenda si no se la come. Los gatos a menudo pierden el apetito si están un poco estresados, así que dale tiempo para que se instale y su apetito volverá pronto.

Presentar al nuevo gatito en casa

Una vez que haya descansado y se sienta seguro en su habitación, ha llegado el momento de que conozca a su nueva familia humana. Obviamente, es un momento muy emocionante, pero procura que todos mantengan la calma. Al presentar a un nuevo gatito en casa, todo el mundo debe quedarse quieto en el suelo y aceptar una regla: tocar al gatito sólo si él se acerca a ti. Los niños no deben intentar agarrarlo o discutir entre ellos, porque tu mascota se asustará. Si el gatito intenta esconderse, convéncelo para que salga con un juguete o golosina y anímalo a que sea sociable, pero nunca lo atrapes o fuerces.

Puede ser una buena idea usar un espray de feromonas sintéticas o difusores de feromonas con enchufe, ya que hará que tu gatito se sienta seguro en la zona y le ayudará a estar relajado y tranquilo. Si te decantas por los difusores, distribuir uno o dos por toda la casa debería ser suficiente.

Las feromonas sintéticas imitan un olor que producen naturalmente los gatos. Desprenden estas feromonas para saludar a otros gatos y mostrarles un estado de ánimo amistoso y para marcar con el olor objetos familiares alrededor de la casa.

Conocer a los niños

Si crees que estás emocionado con tu nuevo gatito, ¡imagina cómo pueden sentirse los niños! Para que entablen amistad con buen pie, enseña a los niños pequeños a cómo coger y sostener el peso del gatito adecuadamente y cómo acariciarlo con suavidad. Los niños entre 1 y 2 años suelen dar palmadas en lugar de caricias, algo que puede resultar incómodo e incluso doloroso para gatitos pequeños. Igualmente, enséñales dónde acariciar al gatito: en la parte superior de la cabeza y a lo largo del lomo. A pesar de que tocar la panza puede resultar irresistible cuando un gatito está rodando y jugando, la mayoría tienen muy sensible esta zona y podrían atacar. Y recuerda a los niños que deben dejar tranquila la cola del gatito ¡y jamás tirar de ella!

Aunque resulte tentador ver a un precioso gatito dormir, necesita un poco de intimidad. Asegúrate de que se le deja solo cuando está comiendo, va al baño o duerme, y mantén su bandeja de arena lejos de los niños pequeños. ¡Seguramente no querrás que tus hijos jueguen con ella!

Lávate las manos después de tocar al gatito, sobre todo después de limpiar la bandeja de arena. Anima a los más pequeños a hacer lo mismo.

Conocer a otras mascotas

La paciencia es el secreto para presentar tu nuevo gatito a las otras mascotas de la casa. Nunca los coloques en un lugar donde puedan pelearse con tus otras mascotas.

Los gatos y los perros suelen aprender a amarse unos a otros, o al menos a convivir juntos sin problemas, pero no se puede decir lo mismo de todas las mascotas. Mantén a mascotas como conejos, cobayas, ratones, pájaros y reptiles lejos de tus gatitos en todo momento, ya que pueden verlos como una presa.

Los animales se reconocen unos a otros parcialmente a través del olor. Así que cuando presentes tu gatito a tu perro o gato, trata de entremezclar su olor. Acaricia a uno y luego a otro para que se transfieran el olor, intercambia también sus ropas de cama. De esta manera, comenzarán a asociar cosas buenas (dormir cómodamente y ser mimado) con el olor del otro animal.

· Haz que se sienta seguro

Aunque parezca contrario a la razón, para crear amistad con tu nuevo gatito, deberías proporcionarle un área donde pueda estar solo. Proporcionale alguna caja con ropa de cama para que este a gusto, comida, agua y algún juguete. Esto ayudará a que se sienta seguro. Deja a tu gato ahí los primeros días para que se acostumbre al sitio y visitalo con frecuencia para que también se acostumbre a ti. Asegúrate de que tus otras mascotas no pueden llegar hasta él.

· Acariciale

Uno de los comportamientos más sociales entre los gatos es el acicalamiento o el aseo, cuando acaricias a tu gatito estás haciendo algo similar (con la mano en lugar de la lengua). Las caricias lo harán sentir más cómodo. Mientras lo acaricias háblale con voz suave para que sepa que no quieres hacerle daño. Tu objetivo final es que el gato empiece a ronronear. No te sientas mal si no lo hace, a algunos gatos les cuesta más.

· Hora de dormir

Tienes que decidir, desde el principio, si lo vas a dejar dormir en tu cama o no. Aunque puede ser una molestia cuando se apoderan de toda la cama o la ensucian un poco, debes saber que dejarle dormir contigo es una de las mejores maneras de vincularse con tu nueva mascota. No le obligues a acurrucarse contigo, pero no te sorprendas si te despiertas en medio de la noche con tu nuevo amigo peludo pegado a tu cara.

Cómo presentar un gato a un perro

La convivencia entre perros y gatos no es cómo la pintan en las películas, estamos mal acostumbrados, siguiendo un procedimiento adecuado es fácil e incluso bueno mantener perros y gatos juntos en casa.

Con tu gatito en su nuevo y maravilloso hogar lo primero que debes saber sobre como juntar un perro y un gato es la edad a la cuál es mejor hacerlo. Cuando tu gatito tiene entre tres y siete semanas es el mejor momento. Pero si es más tarde que eso, (que lo normal es que así sea) todavía se puede hacer.

Uno de los errores más grandes que la gente comete es dejar que el perro se encuentre con el nuevo inquilino en la puerta principal. Eso es algo horrible para el gato y para el perro. La puerta de entrada es el lugar principal donde el perro defiende su propiedad. En lugar de eso, espera hasta que ambos estén relajados, que el gatito lleve ya unos días en casa mejor, entonces, con el perro atado con la correa, frota el cuerpo del gatito en el perro. La idea aquí es la transferencia de olores. Mientras haces esto, dale al perro golosinas, quieres que piense que las cosas buenas pasan cuando el gatito está cerca.

Nunca dejes que el perro persiga al gato, (ni viceversa 😆 ). Ese es otro gran error que la gente hace. Si el perro persigue al gato, interrúmpelo cada vez. Eso es muy estresante para el gato y rápidamente establece un patrón negativo muy fuerte con el perro.

Si la cosa no fluye, realiza convivencias controladas entre ellos cada vez más frecuentes.

Si sigues estos consejos pronto tendrás tus gatos y perros jugando en el jardín en lugar de tener perros y gatos peleando entre los muebles.

Cómo introducir un nuevo gato en casa

A veces introducir a un nuevo gato en una casa en la que ya viven uno o más gatos, puede ser una tarea delicada. Los gatos conviven mejor cuando son parientes o se han criado juntos, por eso lo recomendable, si piensas adoptar varios gatos, es que sean de la misma camada.

En la mayor parte de los casos, planificar esta adopción es una misión imposible, ya que las adopciones se producen en momentos diferentes de nuestra vida. Cuando adoptamos un gato por primera vez no tenemos por qué tener claro que adoptaremos otro en un futuro y además no siempre adoptamos gatitos de primera edad.

Lo más frecuente cuando vamos a adoptar un nuevo gato es que ya contemos con un gato adulto, que tiene su espacio y que nada tendrá que ver con el nuevo gato que vamos a incorporar a la familia.

Si este es tu caso, estás en el lugar indicado así que sigue leyendo.

Convivencia entre gatos dentro de la misma casa

Aunque muchos gatos disfrutarán de la compañía de un nuevo amigo gatuno, otros se sentirán incomodados por la presencia de otro gato y lo considerarán un intruso.

Descubrir cuál de las reacciones tendrá tu gato al conocer al nuevo será cuestión de tiempo y deberás hacerlo bien para garantizar la buena convivencia.

Lo mejor que puedes hacer es reproducir la situación que se daría si los gatos estuviesen en libertad. ¿Y cómo hago eso?, te preguntarás, pues muy fácil:

  • Introduce al nuevo gato en casa de forma gradual y manteniéndolo aislado un tiempo prudencial. Los gatos que viven en libertad sólo aceptan a un nuevo miembro en su grupo después de que éste haya pasado un tiempo rondando por la periferia del grupo. Primero deben reconocerlo como un congénere y no como un extraño.
  • Cuando el nuevo gato se haya acostumbrado a la habitación en la que se encuentra aislado de forma temporal, permítele salir y explorar el resto de la casa, mientras mantienes tu gato encerrado.
  • Inicia la presentación de ambos gatos por tu cuenta: Lo mejor es que hagas tu la primera presentación sin neces >Cómo presentar a dos gatos sin ponerlos cara a cara

Para que tus dos gatos se conozcan sin necesidad de haberse visto puedes utilizar un par de toallas. Asigna a cada gato una toalla diferente y guárdalas por separado. Frota con la toalla la cara y los laterales de cada gato para que sus olores y feromonas se impregnen en ellas.

Una vez tengas una toalla con el olor de cada gato debes ponerla a disposición del otro gato mientras lo premias con caricias, juegos o la asocias a caricias.

Deja que el gato explore la toalla del otro y haz que la asocie a estímulos positivos.

Cuando notes que los gatos se sienten cómodos con el olor del otro, puedes comenzar a a guardar las toallas juntas para que sus olores se mezclen. Utiliza las toallas para impregnar de olor los rincones en los que veas que ellos se restriegan.

Frota a un gato con la toalla del otro además de con la suya para que ya no exista esa separación de olores y comiencen a asociar que el del otro les es familiar.

Cuando notes que esta situación ya no les es incomoda, puedes dejar que establezcan contacto visual. No debes tener prisa, el proceso anterior puede prolongarse algunos días o incluso semanas, pero es mejor hacerlo despacito y con buena letra.

Lo ideal es situar a uno de ellos detrás de una puerta de cristal que permita que se vean pero no que se toquen. Si no tienes un espacio así puedes abrir solo una rendija de la puerta o colocar una malla o barrera. El contacto visual debe ir de más a menos, siendo de menos duración los primeros días y ampliándolo si notas que la cosa va bien.

Durante el contacto visual de ambos gatos debes premiarlos con comida o juegos para que asocien la situación a estímulos positivos.

Qué hacer cuando tus dos gatos ya están cara a cara

Este es el último paso del proceso. Si todo ha ido bien introducir al nuevo gato en casa habrá sido costoso pero sencillo.

En este paso, como en los otros, debes empezar a juntar a tu gatos de forma gradual. Procura que estén juntos durante breves periodos de tiempo, pero sin forzarlos.

Si uno de los dos gatos decide marcharse, déjalo ir sin obligarlo. Puedes distraer su atención mientras están juntos, utilizando comida o premios.

No los dejes nunca sin supervisión en los primeros encuentros ya que pueden ser cruciales para determinar si la convivencia entre los gatos será buena.

Ten preparados rincones seguros a los que los gatos se puedan retirar en caso de sentirse incómodos.

Recuerda que por muy bien que se lleven tus gatos, ellos son animales muy autónomos y necesitan sus espacios de soledad y tranquilidad.

Si notas cualquier dificultad durante el proceso, puede consultar a tu veterinario sobre algunos productos tranquilizantes para gatos que os puedan ayudar.

Feliway Friends, por ejemplo, es un producto formulado especialmente para garantizar la buena convivencia entre gatos. Con una réplica sintética de feromona felina, Feliway friends se conecta a cualquier enchufe para que el difusor esparza esas feromonas y el buen rollo entre gatos esté garantizado.

Zylkène es otra opción recomendada por veterinarios en gatos que sufren estrés producido por cambios en su vida. Les ayuda a adaptarse de forma natural a situaciones nuevas, gracias a la caseína una proteína presente en la leche materna que los relaja de forma natural.

Esperamos que tus gatos se conviertan en compañeros inseparables y que este proceso sea coser y cantar.

Video: Cómo introducir un segundo gato en casa. Educador de Gats (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send