Animales

Cómo enseñar a un gato a no morder, arañar o subir en la mesa

Pin
Send
Share
Send
Send


Enseñar a un gato es una tarea que puede resultarnos muy difícil, sobretodo si el animal tiene más de un año de edad. El felino, a diferencia del perro, no hace las cosas para complacernos, sino porque quiere hacerlas.

Para convencerle de que va a estar mejor en su rincón y no encima de los muebles, tenemos que asegurarnos de que ese rincón sea muy cómodo para él, pues de lo contrario lo más probable es que no consigamos nuestro objetivo. Sepamos cómo enseñar a un gato a no subirse al sofá.

No dejes que se suba al sofá

Si no quieres que se suba, es muy importante no dejar que lo haga nunca, ni siquiera un ratito por la tarde. Hay que evitar confundir al animal, pues si le dejas subir aunque sea un día, lo más seguro es que el gato va a volver a querer subirse al sofá al día siguiente.

Asimismo, cada vez que veas que tiene intención de subir, tienes que decirle ”NO”, firme pero sin gritar. Si cambia de opinión y se aleja del mueble, dale una golosina para gatos.

Proporciónale un buen lugar donde estar

Cuando queremos enseñar a un gato tenemos que tener siempre presente que la alternativa que le demos tiene que ser agradable para él. Así pues, para evitar que se suba a tu sofá puedes comprar un sofá para gatos, o un árbol rascador que disponga de alguna cama-cojín.

Dale muchos mimos y premios cuando esté en su lugar para que vea que ahí puede estar y sentirse bien, incluso mejor que en el sofá.

Educar bien a tu gatito

Educar a un gato requiere paciencia y autocontrol. Cuidado, sin embargo, con esta “educación”. Debes entender que a un gatito no hay que prohibirle todo.

Cuando hablo de “educación” me refiero a enseñar al gatito a no morder y / o arañar durante el juego. Esta educación permitirá que no tengamos problemas.

Ten paciencia y sé constante

Es, quizás, lo más importante. Tener paciencia y ser constantes con un gato te permitirá conseguir que aprenda a que no puede subirse al sofá. Debes saber que puede llevarle más o menos tiempo, pero al final lograrás que tu amigo comprenda lo que le estás pidiendo.

Con estos consejos, tu peludo no sólo dejará de posarse sobre tu mueble, sino que además conseguirá estar mucho más tranquilo en su rincón 🙂 .

Gatito destetado, gatito educado

Se dice que se debe adoptar a un gatito cuando se le pueda destetar. Esto quiere decir que se le puede adoptar tan pronto como puede comer alimento seco. De hecho, un gatito puede comer alimentos sólidos al mes o mes y medio de vida.

Pero, a esa edad el gato aún no ha recibido toda la educación que su madre puede darle. Por tanto, es importante que el gatito se quede con su madre hasta que tenga tres meses para que reciba una buena educación, una buena gestión de las emociones, limpieza y autocontrol.

Si adoptas a un gatito que creció hasta la edad de tres meses con su madre y hermanos, tendrás una probabilidad del 95% de que esté bien socializado y no arañe ni muerda (tu trabajo en su educación será muy limitado).

Si, por el contrario, adoptas a un gatito al que se le ha quitado demasiado pronto del lado de su madre y hermanos (puedes haberle encontrado abandonado en la carretera), el trabajo que tendrás que realizar será importante para vivir en armonía con tu gato. De alguna manera tendrás que sustituir a su madre y toda su educación.

La familia que ha tenido la oportunidad de educar a un gatito retirado demasiado pronto del lado de su madre sabe que el trabajo a realizar es importante (importante pero no imposible). Con voluntad, paciencia y corazón pueden aprender y llegar a ser unos gatos perfectos.

Cómo enseñarle a no arañar o morder

Para que un gato no desarrolle la tendencia a morder o arañar, lo importante es no jugar con él con la mano. Cuando es un pequeño y lindo gatito jugamos con él y sus pequeños colmillos son prácticamente inofensivos. Pero, cuando el gato se convierte en adulto es menos divertido. Por un lado, porque lo que es un “juego” para ti puede ser percibido como una agresión por tu gato. También, la intrusión en su espacio privado puede desarrollar una agresión hacia ti.

No muerde, no araña

Si muerde empieza a decirle “no se muerde” con voz firme y constante pero sin gritar para que no se siente atacado. Él no va a entender la frase en sí, pero entenderá el sonido de esa frase asociado con lo que tiene que hacer.

Siempre fue suficiente decirles a mis gatos que no mordieran con voz firme para que se detuvieran.

Hay que decirles lo mismo para que no arañen. En lugar de “que no muerdan” “que no arañen”.

Sin embargo, me encontré con dos gatitos con los que este mensaje no funcionó.

Cuando el gato muerde o araña, decir un desproporcionado gran OUCH puede detenerle.

Consejos para jugar bien con tu gato y evitar arañazos o mordedura

Un gato necesita moverse. El juego permite que lo haga. Por otra parte, es el momento de acostumbrarse a los seres humanos y sus reglas.

El gatito no se dará cuenta que te causa dolor si te muerde o araña. Necesita a alguien que se lo explique sin imponerle un estricto castigo.

Lo que he mencionado aquí se refiere a las mordeduras y arañazos durante los juegos. Si tu gato te muerde mientras duerme la siesta, ronroneando en tu regazo, es otra cosa. Pensabas que estaba encantado con tus caricias. Trató de advertirte que no quería más. Es probable que no lo hayas notado pero es posible que te empujara suavemente con la pata. Su ronroneo parecía sereno pero su cola golpeaba suavemente tus muslos. Todo eran advertencias para que le dejaras.

El castigo no sirve para nada. Tu gato no es un “gato malo”. Por el contrario. Intentó hacerte entender las cosas con cuidado. Aprende a descifrar sus señales.

Cómo conseguir que un gato no arañe los muebles

Los gatitos tienden a morder, arañar, hincar sus garras y subirse en los muebles. Yo sé que no es divertido pero para ellos es un juego de descubrimiento.

Ciertamente que uno puede condicionar a un gato pero, también, debe entender su comportamiento.

Es natural que un gato suba por todas partes. Tenemos que estar vigilantes y disminuir los riesgos como hacemos con los niños pequeños.

Los siguientes consejos te servirán para aprender su comportamiento natural.

Un gato puede aprender 3 o 4 niveles. Ten en cuenta que los castigos no funcionan. Lo que mejor funciona es la recompensa.

Cómo educar a un gato para que no arañe los muebles

Con las uñas, el gato, puede arañar la tapicería, las paredes, el sofá o las cortinas para marcar su territorio. Con feromonas marca su territorio. Es algo natural.

También puede que con sus garras trate de llamar la atención. Se convierte en un placer.

Para evitarlo hay que empezar a educarle cuando todavía es gatito. Cómprale un artilugio para que lo utilice como árbol de gato. Tu mascota entenderá muy rápidamente, sobre todo si se le recompensa. De adulto es más difícil. No esperes a que tu tapicería esté devastada.

Tip para prohibir a un gato que se suba sobre una mesa

Evitar que un gato escale es pedir que no sea un gato. Es imposible.
Mi primer consejo es decirle una palabra (“NO”, por ejemplo) con tono firme para que el animal sepa que cometió un error.

Puede colocarse una lámina de aluminio sobre los sitios donde no queremos que el gato se suba. La mayoría de ellos odia el sonido del aluminio cuando se arruga.

Es importante saber qué lugares prohíbes a tu felino y mantenerte vigilante. Se trata de ser paciente.

Lo importante es entender que el gato va a subirse (tienes que asegurar tus adornos y muebles de manera que no pueda romper algo).

Demasiados prohibidos mata lo prohibido

No podemos marcarle como prohibidas más de cuatro o cinco cosas. Cuando uno empieza a prohibir tal cosa y otra, y luego otra, terminamos consiguiendo que el gato ya no entienda lo que está permitido y autorizado. Al final no aprenderá nada en absoluto.

Elige una o dos reglas importantes para ti y olvida el resto.

Incluso cuando un gato siempre ha tenido el derecho de hacer algo, nunca es demasiado tarde para prohibirle. Así que no tengas miedo de dejar que haga ciertas cosas por un período.

Lo que el gato puede y no puede entender

El gato puede entender que su comportamiento provoca una reacción por parte de sus amos, pero no es capaz de entender y conceptualizar si lo que hace es correcto o incorrecto.

El gato puede aprender y entender que algunas cosas están prohibidas, pero no entiende por qué. Son reglas meramente humanas.

Si el gato tiene gran dificultad para entender la prohibición de satisfacer conductas instintivas como arañar o marcar el territorio, consulta a alguien especializado.

Pin
Send
Share
Send
Send