Animales

Cómo interpretar los ladridos de mi perro

Pin
Send
Share
Send
Send


Los ladridos del can son diferentes, según quiera expresar sentimientos o estados de ánimo distintos

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Fecha de publicación: 7 de febrero de 2017

Los perros ladran para expresarse. Pero, ¿qué dicen con cada ladrido? Algunos son saludos, una especie de "hola, amigo" en versión canina. Otros expresan miedo. Con otros ladridos el perro muestra su aburrimiento, y otros advierten de que el animal está enfadado. Este artículo es una guía para saber por qué ladran los perros (y los lobos) y qué dicen con cada uno de sus ladridos: desde el amigable ladrido corto (uno o dos ladridos cortos) hasta el gruñido canino más enfadado.

¿Por qué ladran los perros?

Los perros ladran por muchos motivos. Ladran como señal de alerta (¡ey, hay algo ahí!), por aburrimiento o cuando quieren pedir algo. Pero los canes también ladran por miedo. Otras veces, a consecuencia del estrés. Y hasta lo hacen cuando juegan.

Pero, ¿por qué ladran? Los animales sociales son mucho más ruidosos que aquellos que llevan vidas solitarias. Y los canes son, como sus ancestros los lobos, animales de manada. Perros y lobos son animales con una clara estructura social, y esto explica por qué ambos producen un amplio rango de vocalizaciones distintas, que incluyen ladridos, aullidos, gemidos y gruñidos, entre otros. Y no solo eso: los canes no ladran siempre del mismo modo, sus vocalizaciones difieren en función de lo que quieren decir.

"Los ladridos que emite un perro cuando quiere jugar son distintos a los que produce cuando protege un hueso de otro can e incluso cuando trata de asustar a un extraño", explica el etólogo Tamás Faragó, coordinador del estudio 'Este hueso es mío, aspectos afectivos y referenciales de los ladridos del perro', publicado en la revista científica Animal Behaviour, que analiza qué dicen los canes cuando ladran.

¿Qué dicen los perros cuando ladran?

La veterinaria Sophia Yin también ha estudiado cómo los perros varían el ladrido en distintas situaciones, y qué quieren decir cuando ladran. ¿Su conclusión? "El ladrido cambia en función de lo que el perro expresa con él", sostiene la veterinaria. De este modo, Yin distingue tres tipos de ladridos que, además, suenan de forma diferente.

El primero son los "ladridos de alteración". Se producen ante algo inesperado para el can, como cuando un extraño llama a la puerta. "Estos ladridos son más intensos y graves, de frecuencia más bajas", describe.

El segundo tipo de ladridos son los llamados "ladridos de soledad o aislamiento", que se dan cuando el can sufre ansiedad por separación de su humano o padece estrés consecuencia de la soledad excesiva.

Un tercer tipo son los ladridos de juego. "Tanto los ladridos de soledad como los de juego son de frecuencias más altas, más agudos, y son vocalizados con un mayor número de tonos y modulaciones de frecuencias", explica la veterinaria.

¿Qué dice el tono y la duración del ladrido del perro?

Los ladridos, en consecuencia, expresan cosas distintas en función del tono. De este modo, los ladridos o sonidos de tonos más bajos, como un gruñido, son una forma canina de decir: "Estoy enfadado, aléjate de mí".

¿En otras palabras (o ladridos)? Un perro que ladra a un extraño lo hará en un tono más grave e intenso. Y sonará de un modo diferente cuando ladre antes de salir de paseo, ya que en este caso será más agudo y con vocalizaciones más variadas.

Pero incluso los gruñidos caninos pueden tener significados distintos, en función de su duración. "En general, cuanto mayor sea la duración del sonido producido por el perro, más clara es su intencionalidad", dice Stanley Coren, psicólogo especializado en comportamiento canino.

Un gruñido de larga duración conlleva un mensaje de agresividad o tensión: es una advertencia para que nos mantengamos lejos, y conviene tenerla en cuenta. Por el contrario, si el gruñido es entrecortado y breve, "es indicativo de que el perro tiene miedo e incluso de que está preocupado", dice Coren.

¿Qué dice el perro cuando ladra de forma repetida?

Un can que ladra de forma repetida y rápida por lo general indica urgencia y excitación. Y al contrario: "Un perro que emite un ladrido aislado y con frecuencia baja expresa mayor tranquilidad y un grado de excitación más bajo", comenta el experto Coren.

¿Cómo se traduce esto a lenguaje canino? Un perro que ladra una o dos veces cuando mira por la ventana está interesado en lo que ve, pero poco. ¿Qué ocurre cuando ve algo que le interesa, como un amigo en el parque? Entonces el can emitirá múltiples ladridos, de forma repetida: esta es su manera de decir que la situación es importante para él.

Interpretar los ladridos del perro: del hola al quiero jugar

Los ladridos graves, de forma general, expresan un mensaje más dominante e incluso amenazante. Mientras que los ladridos agudos dicen lo contrario: inseguridad y miedo o excitación.

"Una secuencia de tres o cuatros ladridos rápidos con pausa entre medias sugiere que el perro está interesado en una situación pero no alarmado", explica el experto canino. Por el contrario, el ladrido sin pausa y con un tono más grave es lo que se conoce como el "ladrido de alarma básico": está más agitado, aunque sin ansiedad. Esto sucede, por ejemplo, cuando hay una persona extraña cerca o en una situación desconocida para el animal.

Uno o dos ladridos cortos es el saludo típico canino. Es un "Ey, amigo, ¿cómo estás?", en versión perruna. Mientras, un secuencia de ladridos alargados y solitarios, tipo aullidos, con pausas entre ellos, es su modo de decir que está solo y quiere compañía.

¿Y qué hay de esos ladridos tipo balbuceo o como si farfullara? "Entonces el perro emite un sonido como harr-ruff y es un ladrido que expresa una invitación a jugar que va acompañada de un golpe con las dos patas delanteras en el suelo", concluye el experto.

Cómo interpretar los ladridos y otros sonidos que emite mi perro. Aprende a comprender a tu can a través de su particular “lenguaje” oral

Aullidos desgarradores, gruñidos leves, ladridos secos… el repertorio de sonidos con los que se comunica un perro es amplio y variado, una colección de “señales” con la que nuestro can trata de expresar no solo sus sensaciones, sino también sus sentimientos. Aprende a desenmascarar lo que quiere decir para entender mejor a tu can.

Como punto de partida, nos centraremos en los tipos de ladrido que tu peludo puede emitir:

Uno, corto y agudo: lo usan como saludo, especialmente si se produce cuando vuelves a casa.

Corto, de tono bajo: es el que hacen servir las hembras para regañar a sus cachorros.

Descontrolado: si tu peludo se encuentra ante un estímulo desconocido, que se le impone (por ejemplo, los cohetes y fuegos artificiales durante las Fallas y las Hogueras de San Juan) reaccionará de esta manera. Otro de los momentos en los que puede darse tienen lugar cuando deambula un extraño cerca de la casa, en cuyo caso te estará alertando de que algo fuera de lo común está pasando e intentando que se aleje.

Entrecortado: sucede cuando se encuentran excitados, contentos, tratan de incitarte al juego, quieren salir a pasear o se están divirtiendo.

Repetitivos e insistentes: son frecuentes en animales cazadores, entrenados como rescatistas y similares. Nos están señalando que han encontrado algo.

Otros: es probable que, con la edad y el envejecimiento, el perro tienda a ladrar con mayor frecuencia e intensidad. Tal comportamiento responde a dos hechos de lo más sencillos: se está quedando sordo y es incapaz de modular sus ladrillos, o bien, padece alguna enfermedad como el Síndrome de Disfunción Cognitiva.

En términos generales, los perros aúllan (quizás su asociación más directa con los lobos) para expresar su dolor o el de otra persona que se ha lastimado. Pero existen algunos matices:

Aullido largo y continuado: con él comunican su miedo, su dolor. Es probable que lo combinen con un ladrido a medias.

Sinfonía de aullidos con otros perros: lo emplean para delimitar su territorio.

Gemido de un cachorro: en señal de queja y demanda de atenciones y/o afecto.

De imitación: lo emplean, sencillamente, con la finalidad de imitar el sonido de sirenas, el del tren, patrullas de policía, ambulancias y similares que hayan podido formar parte –o formen parte en ese instante- del ambiente. La explicación a este proceder la encontramos a su agudo oído, capaz de captar otras frecuencias.

Otros aullidos: son muy útiles a la hora de determinar si tu perro sufre ansiedad, está asustado o presenta un cuadro depresivo.

Suave, de tono bajo: te está diciendo que te alejes, que es él el macho dominante, y que te atengas a las consecuencias. Pueden emitirlo durante el juego.

Gruñido-ladrido: si es alto y lo dirige hacia otro animal, indica desconfianza, mientras que si resulta bajo, conlleva agresividad o llamada de atención.

Ondulante: que cambia de tono y modulación. El can está nervioso o a punto de atacar. Ante tal circunstancia –y sobre todo si ya te está enseñando los dientes-, aléjate despacio y evita mirarle a los ojos, pues constituye todo un desafío.

En todo caso, si tu perro emite alguno de estos sonidos de manera insistente, y eres incapaz de determinar su causa, deberías acudir al especialista, no solo por una mera cuestión práctica (puedes acabar con los nervios de punta) sino también para descartar anomalías en la salud tanto mental como física de tu querido compañero.

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

Cómo interpretar los ladridos de mi perro es un consejo para Perros, y habla sobre Temas generales.

Con ganas de juerga

Pero no sólo se enfadan. También ríen. Se trata del ‘jadeo social’, un ruido que emiten los perros antes de ponerse a jugar y que indica que lo están pasando pipa. Se ha comprobado, además, que la emisión de jadeos sociales grabados con anterioridad hace que otros perros ladren menos, se relajen y muestren menos signos de ansiedad.

Y, por fin, los característicos y molestos ladridos. Horowitz diferencia tres tipos. Los ‘ladridos al extraño’ -de tono grave y áspero, como si se escupieran y a veces enlazados unos con otros para formar un superladrido que resulta agresivo-, los ‘ladridos del aislamiento’ -de frecuencia más alta, se lanzan al aire uno tras otro subiendo y bajando de intensidad y hacen pensar a quien lo escucha que el perro tiene ‘miedo’- y los ‘ladridos del juego’ -de alta frecuencia y más repetidos que lo de aislamiento. Van dirigidos a alguien (perro o persona)-.

Para recapitular. Los perros se comunican -entre ellos y con los humanos que forman parte de su entorno- y comprenderlos puede mejorar la convivencia y, en caso de perros agresivos, evitar algún que otro disgusto.

Diccionario animal

Este diccionario etológico que circula por internet resulta muy útil como resumen pero, eso sí, no está refutado por ninguna Universidad ni experto. Juzguen ustedes.

Ladridos:

-Ladridos continuos y rápidos, en tono intermedio: Alerta. Problemas. Alguien entra en nuestro territorio.

-Ladridos continuados y lentos, en tono bajo: Intrusos o peligro cercano. Preparados para defenderse.

-Ladridos rápidos y con pausas cada 3 o 4: Aviso de problemas acercándose, y petición al ‘jefe»’ para que investigue qué pasa.

-Ladridos prolongados e ininterrumpidos, con intervalos largos entre cada uno: Estoy solo y necesito compañía. Suele ocurrir cuando un perro lleva aislado mucho tiempo.

-Uno o dos ladridos agudos y breves en tono intermedio: Es el saludo más habitual.

-Un ladrido agudo y breve, en tono bajo: Ya basta. Indica molestia.

-Ladrido breve en tono alto: Indica sorpresa. Si se repite dos veces significa ‘¡mira esto!’. Si es más largo es una llamada. Muchos perros lo usan cuando quieren salir a la calle. En tono medio expresa alegría.

-Aullido o ladrido muy breve en tono alto: ¡Ay! Respuesta a un dolor repentino.

-Aullidos repetidos a intervalos regulares: Muestra de un dolor intenso o respuesta a algo que les asusta.

-Ladrido entrecortado en tono medio: Petición de jugar.

-Gruñido suave en tono bajo: Gruñido de amenaza. Conviene apartarse y dejar espacio al perro.

-Gruñido que deriva en ladrido, en tono bajo: Disposición a pelear. Si se presiona al perro, atacará.

-Gruñido que deriva en ladrido, en tono alto: Perro inseguro que preferiría no pelear, pero que atacará si no se le deja en paz.

-Gruñido intenso sin enseñar los dientes: Suele oírse cuando juegas con el perro. Está simulando un ataque en broma e indica que se está divirtiendo. Suele intercalarse con ladridos entrecortados.

-Gimoteos suaves: Indican dolor o temor.

-Gemidos prolongados e intensos: «dame…» o «quiero…». Pretende llamar la atención. O está esperando que le des de comer o le saques de paseo.

-Suspiro: Indica satisfacción si los ojos están semicerrados. Si están abiertos es una señal de decepción porque no ha ocurrido algo que el perro esperaba.

-Rugido: Llamada a la caza.

-Ladrido-aullido: El perro lo produce cuando se siente solo y busca compañía.

-Aullido: «Estoy aquí» o «Este es mi territorio». Un perro seguro de si mismo aullará para mostrar su presencia.

-Jadeo: Suele indicar excitación.

Orejas:

-Orejas erguidas y orientadas hacia delante: Muestran atención, o que están estudiando una situación nueva. Si se acompañan de ladeos de la cabeza hacia los lados y con la vista fija (por ejemplo cuando les hablas), puede significar tanto «esto es muy interesante», como «no te entiendo nada, ¿eh?» y tiene que ver con la contemplación de un nuevo acontecimiento. Por el contrario, si van acompañadas de morro arrugado y enseñar los dientes, es una amenaza de ataque por parte de un animal decidido.

-Orejas hacia atrás y paralelas a la cabeza: Suele asociarse con cualquier tipo de desafío. Algunos perros las colocan así al caminar o correr, pero en este caso no tienen un significado especial.

-Orejas orientadas ligeramente hacia atrás: «Esto no me gusta nada». El perro puede estar dudando entre atacar o huir. Equivalen a una mirada de sospecha.

Cola:

-Extendida horizontalmente pero no tiesa: Es un signo de atención. El perro está viendo algo interesante.

-Extendida horizontalmente y tiesa: Toma esta posición al enfrentarse el perro contra un posible intruso o desconocido. Significa «a ver quien manda aquí».

-Cola erguida: Es un signo de autoridad de un perro que se muestra dominante.

-Cola erguida y curvada sobre la grupa: Indica confianza, control y autodominio.

-Cola ligeramente baja pero apartada de las patas traseras: El perro está tranquilo y relajado.

-Cola hacia abajo y cercana a las patas traseras: Si las extremidades están rígidas y agita levemente la cola, indica ‘no me siento bien’. Si las patas están ligeramente flexionadas es una muestra de que el perro siente una leve inseguridad, normalmente cuando está en un lugar desconocido.

-Cola oculta entre las patas: Temor o sumisión. El perro tiene miedo a que le hagan daño, o bien, en presencia del miembro dominante de la manada, expresa que ‘estoy de acuerdo con mi papel secundario y no voy a desafiarte’.

Movimientos de la cola:

-Agitación leve: Suele indicar saludo.

-Agitación trazando círculos amplios: ‘Me caes bien’. Cuando dos perros juegan a pelear, este movimiento de la cola confirma que solo están jugando.

-Agitación a ritmo lento: Cuando estás adiestrando al perro, esto significa ‘estoy intentando entenderte, quiero saber qué dices pero no acabo de entenderlo’. Cuando por fin lo entiende, el movimiento se acelera y aumenta en amplitud.

Ojos:

-Mirada directa y fija: Desafío, o respuesta al desafío por parte del perro dominante.

-Ojos entornados: Respuesta de un perro sumiso ante un reto. Aceptación de la sumisión.

Hocico:

-Boca relajada y entreabierta, lengua poco visible: Equivale a una sonrisa entre las personas.

-Bostezo: En los perros indica estrés o tensión. El perro está tenso o inquieto.

-Boca cerrada, labios levantados enseñando los dientes: Primera señal de amenaza.

-Boca entreabierta, labios levantados enseñando los incisivos, hocico fruncido: Segunda señal de amenaza. Si se presiona al perro, responderá con un ataque.

-Boca entreabierta, labios levantados enseñando los incisivos y las encías, hocico fruncido: Precede a un ataque inmediato. Si alguna vez nos encontramos ante un perro así, nunca se debe salir corriendo. Está tan tenso que el menor movimiento por nuestra parte provocará el ataque. Hay que bajar la mirada (mostrar sumisión), entreabrir la boca, y retroceder con lentitud.

-Cualquier expresión de amenaza, con la comisura de los labios estirada hacia atrás: Muestra un componente de temor en el perro. Aún puede atacar, pero también puede huir si se siente agredido. Viene a decir ‘te tengo miedo, pero puedo atacar si me obligas’.

Actitudes y Lenguaje Corporal:

-Perro agachado, patas delanteras extendidas, lomo erguido, cabeza cercana al suelo: invitación a jugar.

-Posición erguida y relajada, orejas erguidas no adelantadas, cabeza alta, boca entreabierta, cola baja y relajada: Perro relajado y contento.

-Perro erguido ligeramente inclinado hacia delante, orejas hacia delante, cola erguida, ojos muy abiertos y boca cerrada, miembros rígidos: Perro en estado de alerta. Quiere mostrar autoridad.

-Perro erguido ligeramente inclinado hacia delante, orejas hacia delante, cola erguida y erizada, ojos muy abiertos, hocico arrugado, pelo erizado, miembros rígidos: Perro muy dominante, amenazando atacar si se le desafía.

-Posición ligeramente inclinada hacia atrás, pelo erizado, orejas hacia atrás, cola entre las piernas, hocico arrugado enseñando los dientes: Perro asustado pero dispuesto a atacar si se le provoca.

-Posición agachada, mirada baja, orejas hacia atrás, cola entre las piernas, pelo no erizado, pata levantada: Todo son señales de sumisión para evitar peleas. En sumisión total, además se tumba sobre la espalda, mostrando el estómago y la parte inferior del cuello. Muchos perros lo hacen voluntariamente ante el líder de la manada. Si el perro se tumba para que le rasquemos la barriga, lo que hace es aceptar que nosotros somos el jefe.

-Colocar la cabeza o la pata sobre el lomo de otro perro: Gesto de autoridad. Indica que ‘aquí mando yo’.

-Coger objetos con la boca: Por ejemplo, llevar la correa entre los dientes al pasear, o sujetar la mano del dueño con la boca. Es un desafío de poder y puede indicar que el perro no acepta al ser humano como líder de la manada. Cuidado con consentirle esas actitudes.

-Colocar la pata en la rodilla del dueño: Petición de atención.

-Revolcarse sobre el lomo y frotarlo en el suelo, frotar el hocico y el pecho contra el suelo: Perro muy satisfecho y contento. Normalmente lo hacen antes o después de alguna actividad placentera.

-Rascar el suelo, arrancar hierba con las patas: El perro tiene unas glándulas que dejan un olor único y distintivo. Simplemente está dejando una señal de que ha estado ahí.

-Orinar: Aparte de la simple necesidad de evacuar, es marcar el territorio (los cachorritos muy pequeños aún no ‘marcan’, y sólo hacen pis una sola vez. Los adultos, sin embargo, se contienen, para ir dejando sus señales por todo el camino). Si en vez de orinar sobre las marcas de otros perros, lo hace sobre un perro o sobre una persona, está dejando un signo de autoridad y posesión.

¿Qué significan los ladridos?

Los ladridos son la forma en la que tiene el perro de, no sólo expresar lo que necesita en ese momento, sino también de pedir la atención inmediata. Dependiendo de la duración y del tono (agudo/grave) nos estará transmitiendo una cosa u otra:

    Advertencia de peligro: son ladr >¿Qué quieren expresar con los aullidos?

Los aullidos son vocalizaciones con los que expresan sentimientos profundos. El perro los usa sólo en situaciones especiales:

    Se siente solo: son aull >¿Para qué le sirven los gruñidos?

El perro usa los gruñidos, no para pelear, sino para evitar conflictos. Este animal es pacífico, y sólo se mostrará agresivo si se siente amenazado. Por ejemplo:

  • Inseguridad: es un gruñido con ladrido en tono alto.
  • Nerviosismo: es un gruñido medio con o sin ladrido.
  • Se siente en peligro: puede ser un gruñido con ladrido corto o bien un gruñido bajo.

Por otra parte, si está contento y quiere jugar puede gruñir, pero será un gruñido suave. Esto lo hacen sobretodo los cachorros o los perros muy sociales. No es motivo alguno de preocupación.

Espero que ahora sepas comunicarte mejor con tu amigo de cuatro patas.

Quejidos, gemidos y aullidos

Los quejidos, los quejidos y los aullidos comunican sumisión, dolor o miedo. El significado real depende de lo que el resto del cuerpo «dice». Cuando su cachorro vocaliza con gemidos, gemidos o aullidos mientras trata de mantenerse alejado de usted o de otra situación, los sonidos indican miedo. La lesión del cachorro a menudo se anuncia con repetidos aullidos, y sostener o favorecer la pata lastimada.

Pero los quejidos, los quejidos y los aullidos también se utilizan como solicitudes a un individuo dominante (generalmente el propietario). En otras palabras, su bebé usa estas técnicas para pedir atención, comida o para entrar o salir.

Gruñidos y gruñidos

Gruñidos y gruñidos son advertencias. Los perros los usan como señales que aumentan la distancia para decirles a otros que retrocedan y se mantengan alejados.

Los gruñidos muestran los dientes y no siempre están acompañados por el sonido, significan un ligero temor. Los gruñidos indican una preocupación más profunda y se pueden hacer con la boca abierta o cerrada. El gruñido de un perro se usa en defensa y como amenaza. A menudo se usan durante el juego cuando su cachorro ataca un juguete o lucha con otros cachorros.

Si bien un gruñido y un gruñido amenazadores pueden dar miedo, estos sonidos pueden ser herramientas de comunicación muy importantes para su cachorro y para usted. Es más probable que los cachorros que aprenden a gruñir nunca muerdan sin previo aviso. Eso hace que sea especialmente importante que todos los cachorros aprendan la inhibición adecuada de la mordedura. Es importante para su cachorro gruñir y gruñir en circunstancias apropiadas, durante el juego, cuando está asustado o con dolor, para que tenga una advertencia justa y pueda ajustar su propio comportamiento en consecuencia.

Sí, los perros se ríen! Tampoco suena exactamente como lo esperarías. Y mientras que los cachorros y los perros usan otros quejidos, gruñidos y ladridos en otros contextos, la risa del perro parece ocurrir solo durante el juego.

Una risa de perro suena similar a un dicho humano, «¡Ja, ja, ja, ja!» pero sin sonar la vocal «a». Es simplemente una exhalación, según el investigador P.R. Simonet. También hay investigaciones que apuntan a que un perro estornuda en ciertas circunstancias a ser similar a una «risita canina» de deleite.

Las grabaciones del sonido de risa jadeante que se reproduce en los refugios han ayudado a calmar el estrés de los perros. El estornudo también puede provocar un estornudo recíproco en su cachorro, porque después de todo, la risa es contagiosa y una buena medicina. ¡Intentalo!

Señales mezcladas

Los cachorros no siempre están seguros de cómo se sienten. Pueden mezclar señales vocales y dificultar que los propietarios entiendan lo que quieren decir. Los cachorros que no están seguros de cómo se sienten pueden ladrar, gemir, gruñir y gritar al mismo tiempo. Eso generalmente significa que están más asustados que agresivos. Al aprender a comprender lo que dice su cachorro, puede ayudar a prevenir las mordeduras de perro y asegurarse de mantener una excelente relación.

Pin
Send
Share
Send
Send